El lugar de la antropología en el mundo posmoderno y la Etnografía de la Empresa

Publicado: 7 diciembre 2009 en Antropologia Social, Venezuela

Por H. Carvallo.

La antropología social nacional navega en las aguas estancadas de unos intereses investigativos cerrados y una visibilidad pública nula o errónea, en la que mucha gente desconoce su importancia como modo de construir conocimiento o confunde sus finalidades (1).

El “objeto” de estudio se sigue delimitando al Otro ser humano “extraño”, pretendidamente “diferente”, simbolizado así por la Racionalidad occidental.  ¿Qué es lo “Otro”? ¿Qué es lo “diferente”? ¿Por qué seguir limitando el horizonte de investigación a los intereses temporales que tuvieron los fundadores de la disciplina hace ya casi dos siglos? Ellos, los fundadores, hombres blancos, clase media y alta de la Europa Imperialista del diecinueve, sí necesitaban “conocer” y también “verificar” la diferencia o no diferencia de las poblaciones “extrañas” y “arcaicas” que habitaban las colonias de Ultramar.  Y definieron a nuestra disciplina como la Sociología de los morenos. Desde entonces ha corrido mucha agua en ese río y los “Otros” no son ya tan “diferentes” (si concebimos diferencia como la extrañeza frente patrones socioculturales occidentales), al tiempo que los intereses investigativos de la disciplina han crecido más allá del estudio de los “primitivos”.

Desde la decada del 60, los países centrales (EE.UU, Inglaterra, Francia), donde fue fundada la disciplina,  se ha dado un gran debate,  derivado en parte del reconocimiento del cambio de la realidad de la Otredad en las colonias, reespecto a la redefinición de los objetivos de nuestra “ciencia” como modo de generar conocimiento sobre la vida social humana. Así, ya no se trata solo de construir conocimiento de los “salvajes”, sino también de los “civilizados”, en tanto que los procesos de transculturación (Ortiz, 1940) como consecuencia de los intercambios económicos, imperialismos y conquistas políticas, migraciones y otros fenómenos, han debilitado la barrera cultural que los diferenciaba tanto, o parecía hacerlo.

En esa década surgió una subdisciplina como la Antropología Aplicada, que no sólo estudia fenómenos socioculturales del llamado mundo en “desarrollo” y el propio Occidente, sino que propone con un basamento teórico y metodológico, soluciones a problemas sociales de diverso tipo.  Mas reciente, autores como Marc Augé (2) han insistido en la construcción de una Antropología de la Modernidad, de la vida contemporánea occidental.  En la otra cara de la moneda, hay antropólogos, corrientes y Escuelas enteras que resisten y cuestionan, critican el cambio de intereses investigativos, motivado por objeciones académicas pero también por issues políticos no superados respecto al denostado Capitalismo occidental. Como toda revolución científica (Kuhn, 2006) este giro tomara varias décadas en ser asimilado.

Una nueva antropología.

El hecho es que en los países centrales – especialmente en EE.UU – el giro está ocurriendo más rápido que en los nuestros, donde casi siempre llegan los grandes debates científicos con cierto delay, o retraso cronológico. Así, se ha llegado a redefinir el objeto de nuestra disciplina como el estudio de las interpretaciones o tramas simbólicas constantes de la realidad, construidas en común, que condicionan la vida individual y social de los sujetos. Así, la antropología social se ocuparía de esos condicionantes simbólicos de la vida social de los grupos, de cualquiera de ellos.

Etnografía en la Empresa, Etnografía para la Empresa, Etnografía de la Empresa

En sentido, ese cambio de los programas de Investigación, ha permitido la adopción de nuevas temáticas por parte de los investigadores. El antropologo britanico Jan Chipcase, es un ejemplo de esto, él se ha decantado en estudiar los modos de reapropiación simbólica y de dotación de significado de los sujetos a los aparatos telefónicos en países en “desarrollo” como la India y otros más “depauperados” como Afganistán. Ofreciendo así el resultado de estas investigaciones etnográficas para el diseño de aparatos de telefonía móvil por parte de Nokia adecuados a los intereses de grupos étnicos específicos que habitan esos Estados. Chipcase ha demostrado la utilidad del teléfono móvil como medio para reforzar las relaciones sociales existentes mediante la conversación. Y novedoso por construir puentes entre grupos presuntamente enfrentados como las empresas capitalistas y los grupos de consumo desvalidos (en la narrativa marxista) ante las estrategias de marketing de de productos de las primeras.

Chipcase es parte de una creciente tendencia en el “Primer Mundo” de antropólogos que trabajan haciendo etnografías para empresas privadas. Nokia, no es la única que contrata personas con conocimiento de la metodología etnográfica, Intel, Microsoft, Yahoo!, Motorola también cuentan en su nomina con antropólogos, cuyo Know How respecto a las dinámicas socioculturales supera a los publicistas y “expertos” en mercadeo.

A mediados de este año, la American Antropological Association (AAA) dando cuenta de esta realidad ofreció una conferencia denominada Ethnographic Praxis in Industry (Practicas etnográficas en la Industria), cuyas actas han sido publicadas acá. En más de una decena de ponencias se discuten los avances y retrocesos que significa este nuevo tipo de investigaciones para la disciplina.

Estos planteos se inscriben en una actualización de la Antropología de la Organización de publicaciones de renombre como Human Organization. Es alentador para mí, siendo aún un estudiante de Pregrado saber que no estoy solo en mis intereses investigativos, sino darme cuenta ahora que ya era parte de una tendencia internacional sin saberlo. Sin embargo, una corriente que aun que no tiene lamentablemente muchas investigaciones de este lado del charco, mas alla de la Sociologia de las Organizaciones del innovador Ceatpro de la UCV (de las limitaciones de la sociología para estudiar esto, hablare otro dia).

Esperemos que nos deparará el futuro respecto a esto.

Notas:

1. Marcano, Cristina (2009). Anatomía del venezolano. El Nacional, Suplemento Siete Días (29-11-09). http://www.el-nacional.com/www/site/p_contenido.php?q=nodo/110665/Nacional/La-sociedad-venezolana-es-una-mujer-con-problemas-de-autoestima

En este articulo en un periódico nacional de gran tirada, se consulta a psicólogos sociales, sociólogos y politólogos sobre las características socioculturales de la Venezuela contemporánea. Es notoria y preocupante la ausencia de la opinión de antropólogos, que manejan el conocimiento del “software cultural” que impulsa y define la acción social descrita en el artículo.

2.) Augé, Marc (1996)  El Sentido de los Otros. Barcelona: Paídos.

American Anthropolical Association  (2009)   Ethnographic Praxis in Industry Conference Proceedings. Disponible en: http://www3.interscience.wiley.com/journal/121619395/home

Kuhn, Thomas (2006)  La estructura de las revoluciones científicas. Mexico: Fondo de Cultura Económica.

Ortiz, Fernando (1940) Contrapunteo cubano del tabaco y el azúcar. Caracas: Biblioteca Ayacucho.

comentarios
  1. Trackback dice:

    Comentario…

    [..]Articulo Indexado Correctamente[..]…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s