Marc Augé y el Sentido de los Otros

Publicado: 20 diciembre 2009 en Antropologia Social, referentes del pensamiento, Representación de la realidad

Marc Auge – El Sentido de los otros

Por Hiram Carvallo

Marc Augé en 2000

Antropólogo social francés, nacido en 1935, de reconocida trayectoria y prolífica carrera. Profesor de antropología y etnología, ha sido director del Institut de recherche pour le développement (IRD) y de L’École des hautes études en sciences sociales (EHESS) de Paris (1985-1995) e investigador del Centre national de la recherche scientifique (CNRS). Autor de numerosos libros como: El genio del paganismo (1982), Travesía por los jardines de Luxemburgo (1985), El viajero subterráneo. Un etnólogo en el metro (1986), Dios como objeto (1988), Los no lugares. Espacios del anonimato (1992), Hacia una antropología de los mundos contemporáneos (1994), El viaje imposible. El turismo y sus imágenes (1997), La guerra de los sueños (1998), Las formas del olvido (1998), Ficciones de fin de siglo (2001), Diario de guerra: El mundo después del 11 de septiembre (2002), El tiempo en ruinas (2003), ¿Por qué vivimos? Por una antropología de los fines (2004)

Es un antropólogo africanista, cuya experiencia de campo a lo largo de varias décadas en el oeste de ese continente (Togo, Costa de Marfil, Benín) le llevo a reelaborar  la noción de cultura que traía de su formación estructuralista y a recrear una nueva metodología antropológica, que en una segunda etapa, le permitió abordar la vida cotidiana de las urbes europeas y reflexionar sobre el problema de la cultura, es decir del “sentido común” y/o las representaciones sociales en el mundo globalizado. 

Esta apertura  es consecuencia de la creciente pérdida de “exoticidad” de las culturas de los pueblos “colonizados” en pleno auge de las comunicaciones y de la globalización. Esta pérdida de lo exótico es el fruto tanto de la prevalencia de los “no lugares” y la llegada de la “sobremodernidad”.  

Lo que le obligo a redefinir el objeto de la antropología como el “estudio del sentido común de los Otros”, incluyendo el de los Otros próximos, es decir, la misma sociedad  occidental.  Lo que significo un cambio metodológico en la praxis de nuestra disciplina en el Viejo continente. 

Los conciertos de masas como ritual lúdico moderno

“El Sentido de los otros” (1996) como objeto de la antropología.

Augé aborda la cuestión de las representaciones sociales, desde la noción de “sentido común”, es decir, la significación que los seres humanos dan a su existencia, resaltando el papel identitario que tiene para los grupos  y los individuos.

El sentido común o sentido social es (…) el conjunto de relaciones simbólicas instituidas y vividas entre los unos y los otros en el seno de una colectividad que dicho sentido permite identificar como tal” (Auge, 1996: 11).

No se reduce  a la suma representada por una cosmología: ni con la teoría social, ni con el conjunto de reglas del juego social de una comunidad (1996: 35).

El sentido media simbólicamente en la relación entre el sí mismo y el Otro y esta mediación, es sentida, vivida por el sujeto, se desplaza según la posición que este ocupe en la estructura social.  Por ello la materialización del sentido es compleja, no es uniforme  ya que depende de la práctica y del estatus individual en la estructura.

En India la motocicleta reafirma el lazo social

Se concreta en “en enunciados particulares, al especificar las relaciones entre las diferentes partes de la vida social — (…) que aluden a las relaciones normales”  (1996: 36) admitidas culturales y que no se limitan únicamente a relaciones de parentesco. El sentido se define en dos tipos de relaciones: primero, la relación con diversas colectividades,  y segundo,  la relación individual simbólica e instituida con otros individuos pertenecientes o no a esas colectividades. El sentido se ordena  alrededor de estos dos ejes y la actividad ritual  conjuga esta doble polaridad (individual/colectivo, el sí mismo/el otro).

La actividad ritual establece, reproduce y renueva las identidades individuales y colectivas  y está afectada por el doble juego de la pareja identidad /alteridad, esto no significa que la identidad sea exclusivamente «social» y el de la alteridad esencialmente «personal», sino que la oposición y caracterización de ambas son relativas, dándole una definición mítica al sentido social (Idem). 

Una observación particular en su planteamiento sobre el funcionamiento del “sentido común” es que el conjunto de normas, practicas y relaciones sociales que  codifica esta lógica de significaciones no se transforman en conductas y practicas seguidas automáticamente por los individuos, sino que más bien fuguen como sugerencias de un repertorio de prácticas entre las cuales los individuos pueden escoger.  Aun así, las posibles prácticas y modos de relacionarse entre individuos están condicionados por el sentido común en el que están insertos.

Bibliografia

Augé, Marc (1996) El Sentido de los otros. Actualidad de la antropología.  Paidós: Buenos Aires.

Lozada, Mireya (2000)  Representaciones sociales: la construcción simbólica de la realidad. En Apuntes Filosóficos 17: 119-131. Caracas: Ediciones UCV.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s