Etnografía ingenua en la EAC

Publicado: 21 febrero 2010 en Antropologia Social, Humor, Representación de la realidad
Etiquetas:, , , , , , ,

Por Hiram Carvallo

(2o10)

Luego de una pausa de mes y medio por actividades académicas y personales, vuelvo al blog para descarga de tantas ideas que pululan en mi mente.

Este mes se cumple un año de mi estancia de pretensiones “etnográficas”  en el particular entorno social de los aprendices, maestros y participantes de la Contabilidad y la Administración en la EAC en la UCV.  Esta estancia me ha servido como practica, muy amateur, de los elementos funcionales de cualquier etnografía como la observación de l@s sujet@s y la participación en las actividades y sistema de creencias de ell@s.  Todo ello realizado de una manera artesanal, sin la solidez metodológica que necesita una investigación en ciencias sociales, puesto que es ahora en este semestre que aprenderé las nociones elementales de etnografía.  Hasta el momento la obra de RUIZ OLABUENAGA e ISPIZUA (1989) me ha servido de guía metodologica para la elaboración de estas primeras impresiones.

Hace un año llegue al edificio de Trasbordo  con la idea de introducirme en la cosmovisión de la profesión administrativa como parte de una inquietud mas general respecto a la viabilidad y pertinencia de las teorías administrativas ortodoxas en la gerencia de las empresas e instituciones del mundo real en Venezuela, tomando en cuenta la incidencia de la cultura  en el modo que se constituyen nuestras organizaciones, representaciones sociales sobre los roles de jefe y subordinados, de las relaciones de poder,  la producción, la acumulación de capital, la justa o no distribución de la ganancia, entre otros elementos  discursivos cuya actuación como conformadores de prácticas seguidas por los sujetos, hacen que el tránsito de la teoría administrativa ortodoxa a la praxis sea en algunos casos una utopía.

La experiencia ha servido de práctica preparatoria para una posterior  etnografía de cualquiera de las dos profesiones (ya tendré tiempo de decidir cuál) en el mundo real, en las empresas privadas en la atribulada ciudad de Caracas.  Debido a las carencias metodológicas antes mencionadas, di un giro en la investigación y puse la lupa en a.) las características de clase, genero, edad de los estudiantes nuevo ingreso de la carrera,  b.) sus representaciones, expectativas de ella, c.) su adaptación y negociación con la estructura académica  de la escuela, d.) la efectividad de las estrategias pedagógicas del personal docente en moldear a la masa estudiantil de acuerdo a los requerimientos de la carrera, 6.) la aceptación, repetición y reapropiación de los conceptos y métodos por los estudiantes, enseñados en la carrera en estos primeros semestres. Con la finalidad de afinar mi observación e interpretación de los datos.

Con los siguientes resultados:

a.) de lo observado, he notado que la clase media alta es mayoritaria entre los estudiantes del turno de la mañana. En el turno de la tarde se observa al contrario un predominio de los estudiantes de clase media baja con algunas representaciones de la clase baja trabajadora y de personas que trabajan y estudian. En el turno de la noche predominan los sujetos de clase media a secas que trabajan y estudian.  En los dos turnos, de la mañana y tarde hay predominio ligero del sexo femenino de alrededor del 60% como promedio, puesto que en varias clases como las de Contabilidad I y II llego al 80%. En el turno de la noche se encuentra una paridad entre sexos.  Investigar el porqué de esta disparidad de género según turno puede ser un buen tema de investigación.  En el turno de mañana y tarde se observa un dominio etario de estudiantes entre 17 y 20 años, de los cuales un 75% ingreso al poco tiempo de terminar el liceo, un 20% de población flotante que paso un año o más entre su finalización de la educación secundaria y su ingreso a la carrera, un 5% de personas que cambio de carrera a esta. En el turno de la noche, se observa al contrario un predominio de personas con 20 o más años de edad, muchas que trabajan, algunas ya graduados en otra carrera.  Todas estas características demográficas se refieren a la muestra de estudiantes de los primeros semestres.

b.) A contrario de mi experiencias respecto a mi carrera de origen, los estudiantes ingresan a esta escuela con un conocimiento previo sobre la contabilidad y/o la administración, sobre la labor del administrador y/o del contador, las salidas laborales de ambas carreras y hasta la remuneración esperada o supuesta de cada una de ellas.  Este último punto constituyo el principal motivo para ingresar a estudiar para administrador o contador para la mayoría de mis informantes.  Esa representación social de la carrera coincide con estudios de sociología del trabajo que ponen a la administración y la contaduría entre las seis carreras con mayor probabilidad de que sus cursantes consigan un empleo a mitad de carrera o al momento de la graduación.

De las preferencias sobre una u otra, una mayoría de los sujetos, casi el 80% se inclina por la contaduría, por las expectativas adquiridas del entorno social que adscriben unos mayores ingresos económicos a los contadores que a los administradores. Algunos informantes afirman que los contadores tienen un papel más importante que los administradores en la estructura empresarial.

c.) La mayoría soporta bien el régimen académico de “psicoterror” implementado por los profesores como entrenamiento para que los estudiantes se acostumbren a trabajar con presión. De las cinco materias, y cinco profesores que dan clases por semestre, en promedio dos ejercen el “psicoterror” al doble mediante lecturas interminables, exámenes miden la capacidad de atención de los estudiantes al absoluto, su paciencia y capacidad nemotécnica. Una de las cinco materias, la contabilidad, tiene un lado practico que obliga al estudiante a la práctica frecuente de cálculos matemáticos en hojas rayadas de dos o más columnas, que a menudo se extienden por días, y que por dificultad conlleva a la conformación de grupos de estudio entre sujetos para la resolución de los problemas, que en un proceso inverso al observado en mi escuela de origen, da lugar a redes de amistad.

Las relaciones sociales de afinidad o alianza tienden a conformarse mediante un débil compromiso que permita satisfacer intereses académicos (interés pragmático)  e intereses lúdicos (amistad).  Estas agrupaciones de voluntades tienden en la mayoría de los casos a perpetuarse a lo largo de los semestres. No obstante, no son grupos cerrados, sino redes que pueden ampliarse en algunos momentos dependiendo de si los nuevos sujetos candidatos a ingresar proporcionan un beneficio académico (ser buen estudiante) o lúdico (diversión, ocio, sexualidad, etc).

Son relaciones sociales que en mi observación y participación en ellas, considero instrumentales, principalmente pragmáticas, y parecidas a las que se dan en las empresas, aunque los sujetos no tenga experiencia laboral previa. ¿esto se deberá a la internalización del perfil del profesional como sujeto racional, pragmático que requieren ambas carreras o de la ecología del tiempo en la cual la practica constante de resolución de problemas y tareas da muy poco espacio para el ocio, y la conformación de relaciones principalmente lúdicas?

d. y e.) Aun con el constante entrenamiento y practicas sancionados por el personal docente y sin el cual es imposible aprobar las materias, no se puede decir con seguridad que la mayoría de mis informantes apliquen al 100% el conjunto de herramientas teóricas y prácticas que los primeros proporcionan. Muchos tienden a olvidar el contenido de materias distintas de las principales de la carrera, conjuntos teóricos que consideran como relleno y de poca pertinencia profesional.   Por otro lado, una parte considerable ignora las relaciones entre materias como Matemáticas, Contabilidad y Economía, entendiendo la separación categórica de ellas como una separación epistemológica.  Una parte menor demográficamente de los sujetos olvidar el contenido de materias antecedentes a las materias principales de la carrera. Este fenómeno sucede las vacaciones entre semestres.

Puedo afirmar según lo observado, que la muestra de estudiantes en el espacio delimitado de la Escuela de Administración y Contaduría en la UCV Caracas que se prepara para el ejercicio de una y otra carrera, dista de los estereotipos que se maneja en los libros de contabilidad y en la cultura angloparlante sobre los contadores y administradores, de personas tímidas, asociales, calculadoras y género masculino en el caso de los primeros, y de emprendedores, fríos, sin escrúpulos y con ansias de poder sobre el resto de la gente en el caso de los segundos.

Respecto a los estereotipos nacionales sobre los estudiantes de la Administración y Contaduría como personas que se la pasan de fiesta en fiesta, de poco apego al estudio, entre otras cosas, quedan como mitos, puesto que en esta escuela hay que esforzarse para aprobar las materias, en tanto que el nivel de dificultad va incrementándose drásticamente cada semestre que experimenta cada estudiante.

Hasta aquí mi etnografía ingenua de la muestra  de la población de estudiantes de primeros semestres de la Escuela de Administración y Contaduría de la UCV Caracas.

Notas:

Ruiz Olabuenaba, José I.  e  Ispizua, María A. (1989) La descodificación de la vida cotidiana. Métodos de investigación cualitativa.  Deusto: Universidad de Deusto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s